top of page
  • Foto del escritorHernán González

¿Por Qué Bitcoin es Considerado Como el “Oro Digital”?

Factores que le dan valor a la moneda


Presentación original del white paper de Bitcoin (bitcoin.org)

Todo comenzó en octubre de 2008, cuando un usuario de un foro de Internet bajo el pseudónimo de Satoshi Nakamoto publicó el white paper de Bitcoin. Al día de hoy, se desconoce si es una persona o una organización la creadora de lo que se convirtió en uno de los hitos de la programación informática.


La ley de oferta y demanda nos muestra cómo algo que es limitado pero con bases sólidas y que viene a mejorar por completo la forma en que desarrollamos nuestras actividades genera su propia demanda de una manera que pocas veces hemos visto en la historia de los activos financieros.


Es difícil destronar al oro, que ha sido visto desde la Edad Antigua como reserva de valor y símbolo del poder mundial. Pero la mirada ahora es diferente: valoramos mucho más los servicios digitales más que los bienes en sí, contrastando con la visión de la producción e industria del siglo XX.


La humanidad es cada vez más exigente y destina mucho más dinero que antes en herramientas que mejoren su calidad de vida y que a su vez hagan un mundo más justo, y en eso Bitcoin nos propone algo más que interesante.


Te presento algunos factores que considero importantes a la hora de pensar a Bitcoin como una reserva de valor a largo plazo o como el “oro digital” para muchos.


Primera moneda 100% digital y descentralizada del mundo


En los años 90, la humanidad vivenció uno de los momentos más importantes de la historia en cuanto a tecnología se refiere: el desarrollo de Internet. Empezamos desde ese momento a digitalizar todo tipo de contenido para visualizar y compartir: texto, imágenes, videos, audio y más.


Pero aún teníamos un faltante. Eso era ni más ni menos que digitalizar el dinero, algo complejo que todavía no tenía una solución concreta que funcionara correctamente y que pudiera tener con los años una adopción masiva. Pasó el tiempo, hasta que llegó una solución en plena crisis mundial del 2008.


Bitcoin surge como la primer moneda digital que encontró la forma de resolver el problema del double spending (doble gasto, en inglés), uno de los inconvenientes más fuertes a la hora de pensar en la creación del dinero digital. Si tenemos billetes y monedas físicas, el problema del doble gasto no existe. No podemos gastar un billete dos veces porque una vez que lo entregamos a alguien ya deja de estar en nuestras manos. Pero con monedas digitales es mucho más complejo, hasta que la arquitectura de esta moneda nos demostró que sí podía resolverse de forma segura y confiable.


Se ha metido con el dinero, enfrentando ni más ni menos que a un sistema financiero consolidado hace décadas que imprime dinero y que hace negocios trillonarios con la intermediación. Con toda esta revolución digital, se demostró que el dinero puede fabricarse 100% digital y de manera descentralizada, siendo ahora una programa informático el nuevo “banco central”, dando participación a miles de nodos alrededor del mundo para que validen el funcionamiento de la red y hagan a su vez de “organismos de contralor”.


Estamos en un momento donde vemos nuevos desarrollos de servicios en el ecosistema y donde muchos que criticaban duramente su capacidad de prosperar en el futuro han terminado reconociendo el potencial del mundo crypto.


El ranking de activos con mayor capitalización de mercado del mundo pone a Bitcoin actualmente dentro del top 15, superando a Visa y a ni más ni menos que Berkshire Hathaway, el imperio de Warren Buffett. El oro, con 2000 años de antigüedad, tiene una capitalización de mercado de casi 12 billones de dólares. Bitcoin, con apenas 12 años, en no mucho tiempo más quizás lo veamos superar el billón de dólares.


Escasez y deflación


A diferencia de cualquier país del mundo que tiene a su disposición la máquina de hacer billetes y en donde la oferta monetaria pareciera no tener límite alguno, Bitcoin propone todo lo contrario.


Su blockchain paga un recompensa en esta moneda a cada minero que agregue un nuevo bloque a la misma, como estímulo para seguir utilizando la red, a través de un sistema de minería PoW (Proof of Work o Prueba de Trabajo). Cada 10 minutos se agrega un nuevo bloque y se distribuye esa recompensa entre los mineros. Ésta es la forma en que la red “emite” monedas de manera totalmente controlada.


Bitcoin no sólo es escaso, sino que también es finito: sabemos con exactitud cuántas monedas existirán. 21 millones de monedas circularán en el mercado de manera completa dentro de 120 años, aproximadamente. Con el oro, por ejemplo, no sucede lo mismo. Todos los años aumenta la cantidad de toneladas de oro extraídas, lo que no nos permite conocer en verdad cuál es la cantidad total de oro existente en el mundo bajo la roca.


Podríamos decir que desde el 2016 se viene anunciando la llegada de organizaciones con el afán de acaparar monedas masivamente, hasta que en el año 2020 efectivamente se hizo realidad. Un caso podría ser el de MicroStrategy, que en la segunda mitad del 2020 se puso en boca de todos cuando compró más de 70 mil monedas y continúa adquiriendo en 2021, alcanzando una tenencia total mayor incluso que la del gobierno de Estados Unidos.


Menos de 2 millones de bitcoin (en plural sin “s”) es lo que se comercializa en el mercado, mientras que todo el resto se mantiene en cuentas haciendo hodl, estrategia basada en mantener las monedas a largo plazo sin moverlas con el fin de obtener una valorización mayor en el futuro.


El mundo tiende a acumularlo y a esperar que se valorice en el futuro, lo que se conoce como hodl y no a usarlo para transaccionar, tal como sucedería como una moneda fiduciaria. Es por eso que apunta a ser más una reserva de valor que un medio de cambio, porque en definitiva pocos están pensando en vender sus monedas, excepto quienes se dedican al trading.


Tenemos una demanda creciente de personas y empresas que quieren monedas, mientras que la oferta es totalmente limitada. ¿Qué sucede entonces? Por Ley de oferta y demanda, si la oferta se mantiene constante y la demanda crece sin parar, los precios suben.


Cada moneda, a medida que más personas las demanden, se irá valorizando, generando así una divisa digital deflacionaria con una inflación porcentual tendiente al 0% anual. Las monedas fiduciarias, en cambio, sufren de la inflación por la emisión descontrolada de dinero, logrando que el circulante en la economía de cada país o región aumente constantemente y que cada unidad monetaria valga cada día menos.


Halving


Dentro del mundo de las criptomonedas, un halving es la reducción a la mitad de la recompensa que obtienen los mineros de una criptomoneda por el hecho de poner a disposición de la red poder de cómputo para validar las transacciones. Cada 4 años aproximadamente tenemos un halving de Bitcoin, período aproximado en el cual se terminan de agregar 210.000 nuevos bloques a la blockchain: el primero fue en 2012, el segundo en 2016, y el tercero en mayo de 2020. Siguiendo la correlación, el próximo será en 2024.


En los tres halvings ocurridos hasta la fecha, se repitió el mismo patrón: la reducción de la recompensa minera a la mitad provoca una mayor escasez de monedas en el mercado, lo que implica más inversión por parte de los mineros para obtener recompensas similares a las anteriores y un fuerte aumento de la demanda, ocasionando finalmente una subida de precio.


Velocidad y costo


¿Qué pasa si queremos transferirle dinero a un familiar o amigo que se fue de viaje a Hong Kong?¿O cómo hago para pagarle a un sudafricano por la compra de un curso online si me rechazan la tarjeta de débito o crédito? Bueno, la realidad es que para cubrir este tipo de operaciones se utilizan habitualmente transferencias bancarias al exterior.


Lejos de ser simples, estas transferencias que pueden demorar una semana en acreditarse, pidiendo previamente permiso al banco en el cual operamos para que nos deje hacer todo esto (siempre y cuando nos lo concedan) y sea compatible la red con la cual se opera. Y si lo logramos, los costos de transferir suelen ser verdaderamente excesivos.


Con crypto, el traslado de monedas puede demorar como máximo un par de horas de una billetera a otra, aunque lo habitual es que sean minutos, con un costo (según la moneda) mucho más bajo. Acuérdense: no hay más intermediarios.


Transparencia


La blockchain de Bitcoin funciona como un gran libro contable descentralizado donde se registran todas las transacciones que se realizan en todo el mundo con la moneda. Estas transacciones van siendo agregadas a los bloques de la cadena que se van generando y cuando se llena la capacidad de almacenamiento de un bloque las nuevas transacciones comienzan a almacenarse en el próximo bloque y así sucesivamente.


Este registro puede ser revisado en cualquier momento de manera gratuita por cualquier persona con acceso a Internet, generando así una base de datos que todos pueden ver pero no modificar.


Divisibilidad


Una unidad entera de bitcoin puede dividirse 100 millones de veces, lo que conocemos como 1 satoshi. Esta posibilidad de fraccionar una unidad a tal nivel permite una versatilidad de montos casi inimaginable para realizar cualquier operación que se nos ocurra.


Seguridad


La seguridad de las criptomonedas es un tema que muchas veces se malinterpreta. Vamos a clasificar de una manera simple esta cuestión en servicios primarios y secundarios. La cabeza de los servicios primarios es la blockchain de cada moneda y está diseñada para ser inmutable, generando con el tiempo un sistema sólido que se fortalece día a día cuando se agrega mayor poder de cómputo a la red, buscando todo el tiempo de evitar un posible ataque del 51%.


Al día de hoy, la blockchain de Bitcoin ha sufrido reorganizaciones de bloques, pero nunca registró en los 12 años que lleva vigente algún tipo de hackeo o un double spending, lo que le da a la misma una confiabilidad que pocos sistemas digitales en el mundo poseen.


En cambio, en los servicios secundarios como pueden ser los exchanges donde se comercializan las monedas, efectivamente conocemos muchos casos de hackeos masivos y pérdidas de monedas por varios miles de millones de dólares. Pero esto no es culpa de ninguna moneda, ya que esto corre por cuenta de las medidas de seguridad de cada plataforma y si se ven afectadas no tiene por qué verse perjudicada la blockchain de ninguna moneda, ya que funcionan de manera separada.


Para concluir


La fortaleza de Bitcoin se mide a través de estas características nombradas, y aunque podríamos seguir nombrando más bondades, considero que éstas son las principales y más interesantes.


Muchos esperan un precio de 1 millón de dólares por moneda antes del 2030. No sabemos con certeza si eso ocurrirá, pero si hay algo que estamos seguros es que el valor de este activo está muy por encima del rango de precios que ha transitado desde su nacimiento hasta la actualidad.


El precio de un activo, a largo plazo, siempre termina acercándose a su valor y con Bitcoin no será la excepción.


 

Hernán González

para hernancripto.com

Comments


bottom of page